Páginas

quarta-feira, 7 de dezembro de 2016

Entre fosas y día de Muertos

  Revista Criticartes - Ano II, nº. 5 - 2016  

Imagem: http://travelbymexico.com
Reyna Valenzuela Contreras*

Durango, México

Bien sabido por el pueblo mexicano, es noviembre, mes en el que recordamos a los parientes que ya partieron a otra dimensión, afortunados aquellos que siguieron los lineamientos de la santa iglesia y se encuentren disfrutando de los placeres eternos, los menos afortunados, esos seguro estarán retorciéndose en las llamas del infierno, bueno, eso lo escuchábamos de las abuelas refiriéndose a algún difuntito mal portado, es mes de hablar de los que ya colgaron los tenis, a los que se les acabó el veinte, ó los que en definitiva, ya andaban en tiempos extra, que diciembre y enero, mes de desviejadero, y ni hablar de todos a los que han mandado con las patas por delante, ahora sí que por pura mala voluntad. 
La tradición nos viene desde tiempos ancestrales en donde las etnias Mexica, Maya, Purépecha y Totonaca ya celebraban rituales a los ancestros difuntos, fiestas presididas por la diosa Mictecacihuatl “Dama de la muerte” actualmente la conocemos como “La Catrina” esposa de Mictlantecuhtli, “Señor de la tierra de los muertos” originalmente estas fiestas se celebraban en el octavo mes del calendario solar mexica, cerca del inicio de agosto, pero con la llegada de los evangelizadores cristianos en tiempo de la colonia estos aceptan parte de las tradiciones de los antiguos pueblos mesoamericanos , para poder imponer el cristianismo entre los pueblos.
Nuestros ancestros concebían el paso de la vida a la muerte como un momento emblemático, que causaba admiración, temor, incertidumbre, es así que en estas fechas seguimos en el intento de venerarla, espantarla o hasta burlarnos de ella. Nacen así en el siglo XIX versos en forma de epitafios burlescos donde podemo expresar ideas o sentimientos que en otras ocasiones sería mejor no decir. Son entonces las calaveras un recurso literario para expresar el descontento del pueblo con los políticos de la época, cuando el descontento no es mucho, podríamos versar textos como el que sigue:

Que si le dio la rubeola
Disque fue por sarampión
Que por culpa de las chelas
Fue a parar hasta el panteón.

Que fue por andar de cuzco
Que al fin ella se entero
Culpa de malos amores
La muerte se lo llevó.

Que es joven y bien portado 
Que mal ninguno ha de hacer
Que nomas debe cuidarse 
Y en tentación no caer.

Que la muchacha es bonita
Que el muchacho es lo que es
Que los dos han de cuidarse
Pa’ no salir… con ser tres.

Calaveritas que entre letras nos ayuden a hacer mofa de situaciones triviales, aunque seria valido también, hacer huso de la calavera como herramienta literaria, esa que nos permite la protesta. Siendo así, bien podríamos hacer espacio para hablar de problemas actuales, podría entonces abrirse un espacio para la calavera siguiente;

Que de problemas señores, 
Es mejor de eso ni hablar

Que si fue la gasolina
O impuestos mil que pagar
Que en mi México señores
Ya no hay con que festejar.

No nos alcanzan los dedos
Para el sol poder tapar
Ya mi México no tiene
Mas sangre pa’ derramar.

Que día de muertos festejo
Si los jóvenes no están
Hasta ahorita no regresan
Al calor de aquel su hogar.


Que día me muertos festeja
Un país que años atrás
Podía reír de la muerte 
Ésa hoy no nos deja en paz.

Hay fosas por todos lados 
No los fuimos a enterrar
No hubo panteón para ellos
Ni quien los fuera a llorar

Que día de muertos festeja
Un país que años atrás
Podía reír de la muerte
Hoy… solo quiere llorar.
_________________________
Síntesis Curricular
REYNA VALENZUELA CONTRERAS.
(Durango, México, 1976)
Egresada de la Facultad de Odontología de la Universidad Juárez del Estado de Durango, actualmente ejerce práctica privada en la capital del Estado. Ha participado en diversos talleres de narrativa y creación literaria; en junio de 2013 presenta su primer material discográfico titulado “Mi Pasión” con doce temas inéditos, todos de su autoría. Compagina su profesión y la cultura, publicando narrativa en periódicos de Durango y en la Revista Literaria Canta Letras, editada por Fundación Cultural Amaya.

  Revista Criticartes - Ano II, nº. 5 - 2016  

Nenhum comentário:

Postar um comentário